Cómo cuidar los oídos de tu mascota

Publicado por Lucia Hernández Muñoz en

Los oídos de tu mascota son muy importantes, de este órgano depende su equilibrio corporal, también depende su interacción y convivencia con otros seres vivos y no solo eso, la oreja y la cavidad auricular son las primeras barreras de defensa para evitar que virus, bacterias, polvo y/o cuerpos extraños entren en el oído, por eso es de suma importancia aprendas a cuidar de ellos.

Normalmente esta zona suele ser olvidada por los dueños, a muchos les da miedo limpiarlos por ellos mismos por ser una zona delicada, o simplemente se enfocan a otras partes del cuerpo como el rostro y las patas, pero lo que es un hecho es que debe ser aseado para evitar problemas de audición o infecciones.

 

A continuación te daremos algunos tips te ayudarán a cuidar de esta zona tan delicada y tan propensa a infecciones:

- Si vas a bañar a tu mascota, trata de limpiar sus orejas sin que le entre demasiada agua al oído, si por accidente entró trata de secar perfectamente la zona, la humedad prolifera el crecimiento de bacterias.

- Si notas humedad en el oído de tu mascota te tenemos la solución para tí, existe un talco que ayuda a eliminar la humedad y el mal olor de los oídos de tu amigo peludo.

- Debes limpiar sus oídos y orejas una vez por semana,  las toallitas húmedas funcionan muy bien sin necesitar jabón y es más fácil cuando tu mascota no está acostumbrada a la limpieza de oídos.

- Revisa sus orejas una vez por semana así podrás identificar si existe demasiada humedad, si huele raro o supura algún liquido, nada de esto es normal y debes llevarlo al veterinario.

- Si no quieres usar  toallitas húmedas, usa una gasa humedecida con un poco de jabón neutro para limpiar las orejas de adentro hacia afuera, después usa otra solo con agua para quitar el jabón y la suciedad removida,  asegurandote de no dejar restos de jabón dentro.

- Si está muy sucio dentro del oído y te da miedo limpiar, llevalo con el veterinario para que no lo lastimes, recuerda que los expertos siempre tienen técnicas adecuadas.

- No permitas que tus hijos jueguen bruscamente con tu mascota y menos que jueguen sin supervisión, normalmente los niños suelen ser traviesos y pueden meter cosas en los oídos de tu perro o gato.

- Por favor no lleves a tu mascota a que le corten las orejas, cuando esto pasa, el oído queda expuesto a miles de microorganismos que pueden provocar problemas serios en la audición de tu perro.

- Está por demás mencionar que debes evitar a toda costa los golpes en esa zona (y en cualquier parte del cuerpo, recuerda que eso es maltrato animal), los traumatismos también afectan el oído de tu amigo peludo.

 

 Si notas que tu perro, no escucha cuando lo llamas, sacude la cabeza de una lado para otro constantemente, supura un líquido de olor desagradable o se rasca desesperadamente, lo más seguro es que tenga un problema de infección, inflamación, dolor, comezón etc. Debes acudir inmediatamente  al veterinario.


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario